50% en la Primera Sesión $12.495.

Trastorno Sensorial: Entendiendo los Problemas de Procesamiento Sensorial en los Niños


El trastorno sensorial es una condición que afecta el procesamiento de la información sensorial en los niños. A menudo, estos niños tienen dificultades para responder adecuadamente a la información que reciben a través de sus sentidos. Esta condición puede influir en su desarrollo y comportamiento, y se ha observado que está asociada con trastornos como el trastorno del espectro autista (TEA) y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). En este artículo, exploraremos los conceptos básicos del trastorno sensorial, sus posibles causas, síntomas y opciones de tratamiento.

¿Qué es el Trastorno Sensorial?

El trastorno sensorial se refiere a la dificultad que tienen los niños para procesar la información sensorial que reciben. Los sentidos involucrados incluyen el tacto, el movimiento, el olfato, el gusto, la vista y el oído. En la mayoría de los casos, los niños con trastorno sensorial presentan una mayor o menor sensibilidad en uno o más de estos sentidos. Esto puede afectar su capacidad para adaptarse y responder de manera adecuada a diferentes estímulos del entorno.

El trastorno sensorial puede manifestarse de diversas formas. Algunos niños pueden ser hipersensibles a ciertos estímulos, lo que significa que reaccionan excesivamente a ellos. Por ejemplo, pueden evitar el contacto físico, tener dificultades para tolerar ciertos olores o texturas, o sentir malestar con ciertos movimientos. Por otro lado, otros niños pueden ser hiposensibles, lo que significa que tienen una respuesta disminuida a ciertos estímulos y pueden buscar una estimulación sensorial intensa.

Posibles Causas del Trastorno Sensorial

Aunque la causa exacta del trastorno sensorial aún no se conoce con certeza, se ha observado que está relacionada con el trastorno del espectro autista y otras discapacidades del desarrollo. La investigación sugiere que las personas con trastorno del espectro autista tienen una función cerebral irregular, que puede estar relacionada con las irregularidades en el procesamiento sensorial. Se cree que estas irregularidades pueden tener un componente hereditario, aunque se necesita más investigación para comprender completamente su origen.

Además del trastorno del espectro autista, el trastorno sensorial también puede estar asociado con otras condiciones, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el nacimiento prematuro, las lesiones cerebrales y los trastornos del aprendizaje. Estas condiciones pueden influir en la forma en que el cerebro procesa y responde a la información sensorial.

Trastorno Sensorial

Síntomas del Trastorno Sensorial

Los síntomas del trastorno sensorial pueden variar de un niño a otro, pero generalmente están relacionados con las dificultades que experimentan al procesar la información sensorial. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Hipersensibilidad al tacto: Los niños pueden evitar el contacto físico, rechazar ciertas texturas o sentir molestias al usar ciertas prendas de vestir.
  • Hipersensibilidad al olfato: Algunos niños pueden ser especialmente sensibles a ciertos olores y pueden tener dificultades para tolerarlos.
  • Hipersensibilidad al movimiento: Los niños pueden sentirse incómodos o desequilibrados con ciertos movimientos, como columpiarse o bajar escaleras.
  • Hipersensibilidad al sonido: Algunos niños pueden ser especialmente sensibles a ciertos sonidos y pueden encontrarlos molestos o abrumadores.
  • Hipersensibilidad al gusto: Algunos niños pueden tener preferencias alimentarias limitadas debido a la forma en que los alimentos se sienten en su boca.
  • Hiposensibilidad al tacto: Algunos niños pueden tener una respuesta disminuida al tacto y pueden buscar una estimulación táctil intensa.
  • Hiposensibilidad al movimiento: Algunos niños pueden buscar una estimulación motora intensa, como saltar o girar en exceso.

Estos son solo algunos ejemplos de los síntomas que pueden manifestarse en el trastorno sensorial. Es importante tener en cuenta que cada niño es único y puede presentar una combinación de síntomas diferentes.

Diagnóstico del Trastorno Sensorial

El diagnóstico del trastorno sensorial generalmente se realiza a través de la observación y evaluación de los síntomas del niño. Se recomienda que los niños que muestran signos de problemas sensoriales sean evaluados para detectar otras condiciones, como el trastorno del espectro autista o trastornos de ansiedad. Un médico especializado en el desarrollo y comportamiento de los niños o un profesional de la salud mental puede llevar a cabo estas evaluaciones.

Además de la evaluación clínica, un terapeuta ocupacional puede realizar pruebas y evaluaciones específicas para evaluar el procesamiento sensorial del niño. Esto puede incluir observar cómo el niño responde a la estimulación sensorial y cómo se desenvuelve en diferentes actividades.

Tratamiento del Trastorno Sensorial

El tratamiento del trastorno sensorial generalmente involucra terapia de integración sensorial, que es realizada por un terapeuta ocupacional o fisioterapeuta especializado. Esta terapia se centra en desafiar al niño con diferentes tipos de estimulación sensorial, ayudándolo a aprender a responder de manera adecuada a estos estímulos.

La terapia de integración sensorial puede incluir actividades como aplicar presión táctil profunda en la piel del niño para ayudarlo a acostumbrarse y procesar el tacto, utilizar juegos que involucren movimientos intensos para aumentar la conciencia corporal y la coordinación, y proporcionar estímulos sensoriales variados para fomentar la adaptabilidad del niño.

Aunque la terapia de integración sensorial ha demostrado resultados positivos en muchos casos, es importante tener en cuenta que cada niño es único y puede requerir un enfoque individualizado en su tratamiento. Es fundamental trabajar en estrecha colaboración con profesionales de la salud y terapeutas especializados para desarrollar un plan de tratamiento adecuado para cada niño.

Consejos para Padres y Cuidadores

Si sospechas que tu hijo puede tener un trastorno sensorial, es importante buscar la evaluación y el apoyo adecuados. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a lidiar con el trastorno sensorial en el día a día:

  1. Aprende sobre el trastorno sensorial: Educarte sobre el trastorno sensorial puede ayudarte a comprender mejor las necesidades de tu hijo y cómo puedes apoyarlo de manera efectiva.
  2. Observa y registra los desencadenantes: Presta atención a los estímulos que parecen desencadenar una reacción en tu hijo y trata de identificar patrones. Esto te ayudará a evitar o manejar mejor estas situaciones.
  3. Proporciona un entorno sensorialmente amigable: Adaptar el entorno en el hogar y en otros lugares que frecuentas puede ayudar a reducir la sobrecarga sensorial para tu hijo. Esto puede incluir la reducción de ruidos fuertes, la creación de espacios tranquilos y la elección de ropa cómoda.
  4. Fomenta la comunicación abierta: Anima a tu hijo a expresar cómo se siente y lo que necesita. Esto puede ayudarlo a desarrollar habilidades de autorregulación y a comunicarse efectivamente sus necesidades.
  5. Trabaja en estrecha colaboración con profesionales de la salud: Consulta con terapeutas ocupacionales y otros profesionales especializados como psicólogos infanto juveniles para desarrollar un plan de tratamiento adecuado para tu hijo. Ellos pueden proporcionarte estrategias y técnicas específicas para abordar las necesidades sensoriales de tu hijo.

Recuerda que cada niño es único y que el trastorno sensorial puede afectar a los niños de diferentes maneras. Con el apoyo adecuado y la comprensión de las necesidades de tu hijo, puedes ayudarlo a desarrollar habilidades de autorregulación y a alcanzar su máximo potencial.

Conclusion

El trastorno sensorial es una condición que afecta el procesamiento de la información sensorial en los niños. Aunque se desconoce la causa exacta, se ha observado que está asociada con el trastorno del espectro autista y otras discapacidades del desarrollo. Los niños con trastorno sensorial pueden experimentar una mayor o menor sensibilidad en uno o más sentidos, lo que puede afectar su desarrollo y comportamiento. El tratamiento del trastorno sensorial generalmente implica terapia de integración sensorial, en la cual se desafía al niño con diferentes estímulos sensoriales para ayudarlo a aprender a responder adecuadamente. Con el apoyo adecuado y la comprensión de las necesidades de tu hijo, puedes ayudarlo a desarrollar habilidades de autorregulación y a alcanzar su máximo potencial.

Psicología Act

Tu Bienestar, Nuestro Compromiso. Terapia Online en Chile, Transformando Vidas a un Clic de Distancia.

Plataforma de Psicólogos Online

Contacto

contacto@psicologiaact.cl

+569 33338050

Chile

Descubre más desde ▷Terapia Online - Psicólogos Online - Chile

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo