50% en la Primera Sesión $12.495.

Pensamientos Intrusivos: Cómo Sobrellevarlos y Cuándo Buscar Ayuda Profesional


Los pensamientos intrusivos son una experiencia común para muchas personas. Estos pensamientos no deseados pueden ser imágenes, impulsos o ideas que causan angustia, ansiedad, miedo o malestar. Pueden ser de naturaleza violenta, agresiva, sexual o blasfema, y a menudo generan sentimientos de culpa y vergüenza. Aquí, exploraremos las causas de este tipo de pensamientos, cómo lidiar con ellos y cuándo buscar ayuda profesional.

pensamientos intrusivos

‍Image Source: FreeImages

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

Los pensamientos intrusivos son pensamientos no deseados que surgen en nuestra mente sin control consciente. Pueden aparecer repentinamente y persistir, causando malestar significativo. Algunos ejemplos comunes de pensamientos intrusivos incluyen:

  1. Preocupaciones excesivas por la exposición a gérmenes.
  2. Imágenes o impulsos de hacer daño a un niño o un animal.
  3. Pensamientos sexuales que se consideran inapropiados.
  4. Ideas de hacerse daño cuando no se desea.
  5. Temores de actuar de manera inapropiada o vergonzosa.

Es importante tener en cuenta que tener pensamientos negativos ocasionales no es motivo de preocupación. La mayoría de las personas experimentan pensamientos de este tipo en algún momento de sus vidas. Sin embargo, cuando estos pensamientos se vuelven persistentes y afectan negativamente la calidad de vida de una persona, es importante buscar ayuda.

Causas de los pensamientos intrusivos

Los pensamientos de esta índole pueden tener varias causas. Algunos factores que pueden contribuir a su aparición incluyen:

1. Trauma, estrés y eventos importantes de la vida

El trauma, el estrés y los eventos significativos de la vida pueden desencadenar pensamientos que sean intrusivos. Por ejemplo, las mujeres pueden experimentar pensamientos intrusivos después del nacimiento de un hijo. Experiencias traumáticas pasadas, como un accidente o una agresión, también pueden contribuir a la aparición de estos pensamientos.

2. Anomalías en la regulación de neurotransmisores

Las anomalías en la regulación de neurotransmisores en el cerebro, como la serotonina, la dopamina o el glutamato, pueden desempeñar un papel en la aparición de pensamientos negativos. Estos desequilibrios químicos pueden afectar la forma en que el cerebro procesa la información y puede contribuir a la aparición de pensamientos no deseados.

3. Anomalías en la estructura cerebral

Algunas anomalías en la estructura cerebral también pueden estar asociadas con la aparición de pensamientos de este tipo. Estas anomalías pueden afectar el funcionamiento del cerebro y su capacidad para regular los pensamientos y las emociones.

4. Trastornos de salud mental

Algunos trastornos de salud mental, como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), el trastorno de estrés postraumático (TEPT), el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), los trastornos de la alimentación y la depresión, pueden aumentar la probabilidad de experimentar pensamientos intrusivos.

El TOC, por ejemplo, se caracteriza por pensamientos obsesivos y compulsiones, y los pensamientos intrusivos son un síntoma central de este trastorno. Los pensamientos obsesivos pueden girar en torno al miedo a los gérmenes, la agresión, el sexo o la religión. En el caso del TEPT, los pensamientos intrusivos están relacionados con recuerdos traumáticos y pueden manifestarse como flashbacks del evento.

‍ Los pensamientos intrusivos son una experiencia común

Cómo sobrellevar los pensamientos intrusivos

Sobrellevar estos pensamientos indeseables puede ser un desafío, pero existen estrategias que pueden ayudar a manejarlos de manera efectiva. A continuación, se presentan algunas técnicas y consejos que pueden ser útiles:

1. Reconoce que son solo pensamientos

Es fundamental recordar que los pensamientos intrusivos son solo pensamientos y no reflejan quiénes somos como personas. No predicen el futuro ni garantizan que algo malo suceda. Reconoce que son producto de la mente y no les des más poder del que merecen.

2. No trates de reprimirlos

Intentar reprimir los pensamientos negativos puede tener el efecto contrario y hacer que persistan aún más. En lugar de resistirlos, acéptalos como parte de tu experiencia mental y permíteles entrar en tu mente sin juzgarlos ni luchar contra ellos.

3. Practica la atención plena

Las técnicas de atención plena, como la respiración profunda y la meditación, pueden ayudarte a reconocer y examinar tus pensamientos sin sentirte abrumado por ellos. La atención plena te permite observar tus pensamientos desde una perspectiva más objetiva y reducir su influencia en tu estado emocional.

4. Cuida de ti mismo

El autocuidado juega un papel importante en la gestión de los pensamientos negativos. Mantén una rutina de ejercicio regular, duerme lo suficiente, come de manera saludable y participa en actividades que disfrutes. Estos hábitos saludables pueden fortalecer tu bienestar general y hacer que sea más fácil lidiar con los pensamientos intrusivos.

Es importante tener en cuenta que estos consejos pueden ayudar a muchas personas a sobrellevar los pensamientos desagradables, pero si tus pensamientos intrusivos son persistentes, te causan angustia significativa o afectan tu vida diaria, es recomendable buscar ayuda profesional.

Cuándo buscar ayuda profesional

Si tus pensamientos intrusivos persisten y afectan negativamente tu calidad de vida, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud mental. Algunas señales de que podría ser necesario buscar ayuda incluyen:

  1. Los pensamientos intrusivos duran más que un breve momento.
  2. Pasas mucho tiempo luchando contra ellos.
  3. Los pensamientos intrusivos continúan apareciendo incluso después de tus mejores esfuerzos para detenerlos.
  4. Los pensamientos intrusivos causan angustia significativa y te hacen sentir la necesidad de controlarlos.
  5. Los pensamientos intrusivos afectan tus relaciones personales.
  6. Los pensamientos intrusivos progresan hacia pensamientos de autolesión o suicidio.

Los profesionales de la salud mental pueden ofrecer una combinación de medicamentos y terapia que puede brindarte buenos resultados. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), las benzodiazepinas y los antidepresivos tricíclicos son algunos de los medicamentos comunes utilizados en el tratamiento de los pensamientos intrusivos.

Conclusiones

Los pensamientos intrusivos son una experiencia común, pero eso no significa que debamos resignarnos a vivir con ellos. Aprender a sobrellevar los pensamientos intrusivos puede marcar la diferencia en nuestra calidad de vida. Recuerda que los pensamientos intrusivos son solo pensamientos y no definen quiénes somos. Practica la atención plena, cuida de ti mismo y busca ayuda profesional si los pensamientos intrusivos persisten y te causan angustia significativa.

Si los pensamientos involuntarios están afectando tu calidad de vida, te recomendamos programar una sesión con uno de nuestros psicólogos para comenzar una terapia online. Recuerda que a veces necesitamos la ayuda de expertos, tenemos un equipo de psicólogos clínicos disponible para ti.

Psicología Act

Tu Bienestar, Nuestro Compromiso. Terapia Online en Chile, Transformando Vidas a un Clic de Distancia.

Plataforma de Psicólogos Online

Contacto

contacto@psicologiaact.cl

+569 33338050

Chile

Descubre más desde ▷Terapia Online - Psicólogos Online - Chile

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo